Junio: Mes internacional del cuidado de la fertilidad

Junio: Mes internacional del cuidado de la fertilidad

Durante junio, por iniciativa de la Asociación Americana de Fertilidad (AFA), se celebra el mes internacional del cuidado de la fertilidad. El objetivo de esta jornada es que se tome conciencia de la importancia de informarse acerca de la salud reproductiva y de promover buenos hábitos y cuidados que ayuden a preservar la fertilidad del hombre y de la mujer. Desde las organizaciones oficiales se remarca la importancia de promover el cuidado de la fertilidad, para todas las personas, y aunque no haya llegado el momento de buscar un embarazo, siguiendo una serie de recomendaciones a tener en cuenta desde la infancia y adolescencia. Es importante remarcar, que el ministerio de salud de la Nación argentina establece que la fertilidad forma parte de la salud sexual y reproductiva, por lo cual es un derecho.

La OMS define a la infertilidad como la incapacidad de una pareja para completar un embarazo después de un año de relaciones sexuales sin protección anticonceptiva, momento oportuno para realizar una consulta médica especializada, y en el caso de mujeres de más de 35 años, la recomendación es realizar la consulta luego de 6 meses de búsqueda sin éxito, ya que a partir de esta edad los óvulos empiezan a perder capacidad reproductiva.

Las estadísticas muestran un aumento de parejas con problemas para concebir, con cifras que varían entre el 15% y el 20%. Los datos muestran que la distribución de las causas es de origen masculino: 30%; femenino: 30%, ambos miembros de la pareja: 30%, y un 10% de causa no aparente. Este aumento podría ser causado por múltiples agentes concomitantes, como postergación del momento en que se decide tener hijos, alteraciones en la calidad del semen debido a hábitos como el tabaquismo, drogas y el alcohol, aumento de las enfermedades de transmisión sexual que pueden ocasionar la esterilidad como secuela, y aumento de tratamientos de quimioterapia a pacientes con cáncer en edad reproductiva, que también tienen como consecuencia la esterilidad.

Durante las últimas dos décadas se registraron tres cambios importantes en el enfoque de la infertilidad. En primer lugar, la introducción de las tecnologías de reproducción asistida ha brindado una oportunidad de estudiar los procesos reproductivos básicos. En segundo lugar, han ocurrido cambios en la sociedad tales como un aumento en la proporción de mujeres mayores de 35 años que buscan el embarazo; este hecho obedece a que las parejas deciden postergar la maternidad y paternidad. En tercer lugar, el desarrollo de la biología molecular y de la genética se han establecido como puntos clave para el estudio, diagnóstico y evaluación de las parejas, muchas de ellas consideradas hasta ahora como parejas infértiles sin explicación. 

La Asociación Americana de Fertilidad publicó una serie de recomendaciones para el cuidado de la fertilidad, las cuales son:

1.           Realizar controles ginecológicos anuales desde el inicio de las relaciones sexuales;

2.           Vacunarse contra la rubeola las mujeres mayores de 15 años;

3.           Controlar el peso;

4.           No fumar, consumir drogas o alcohol en exceso;

5.           Conocer el período de fertilidad femenina;

6.           Considerar el riesgo asociado a un embarazo tardío;

7.           Realizar consultas médicas a tiempo frente a diversos signos de alerta;

8.          Comer sano y realizar actividad física;

9.         En el caso de pacientes oncológicos preservar tejido, (tanto óvulos como espermatozoides), antes de someterse a tratamientos de quimio o radio terapia;

10.  Usar anticonceptivos de barrera como el preservativo para evitar enfermedades de transmisión sexual

Finalmente, es importante recordar las recomendaciones de la AFA: cuidar siempre la salud reproductiva, tanto si están buscando un embarazo, como si decidieron nunca tener un bebé.

Lic. en biología Molecular Soledad Méndez con formación en andrología.

Subir